Desde el mes de febrero el índice de las pequeñas compañías entró en una zona de congestión de precios de la cual no puede desprenderse, la misma se comprende mediante el soporte en los 2.025 y la resistencia en los 2.350. Solo la ruptura por alguna de las dos direcciones determinará el próximo recorrido del mercado, y que como mínimo puede ser de un 10%.

Ahora bien, apreciando el gráfico de medio plazo, podemos observar que como el resto de los índices americanos el Russell también trae una tendencia alcista iniciada en el mínimo de la crisis covid-19 del año pasado.

Russell 2000

Teniendo en cuenta que la dirección de medio plazo es alcista, y que en su última caída el precio soportó en el canal ascendente que además coincide con su media móvil de 200 sesiones, podemos decir que tenemos más factores alcistas que bajistas.

Con toda esta información podemos definir una estrategia muy clara:

Mientras el Russell 2.000 se mantenga por encima del soporte clave en la zona de los 2.025 puede ir a buscar la resistencia en los 2.350, pero una vez superado ese nivel es donde habilitaría un objetivo alcista del 10% como mínimo, hacia la zona de los 2.590 puntos.

En el caso contrario, romper el soporte determinaría el inicio de correcciones más profundas. Como siempre, adaptarse al precio y su tendencia es la mejor idea de inversión.



Deja una respuesta